Del movimiento estudiantil en Honduras

Sin ápice de dudas Honduras atraviesa una faz inquietante, de convulsión social, de rechazo ante el terrorismo de Estado; millones de hombres y mujeres manifiestan en silencio su inconformidad en una sola voz al unísono en contra de la reelección de Juan Orlando, las pandillas, el narcotráfico, desempleo y la pobreza. Estos elementos siguen fustigando la tranquilidad de un pueblo fragmentado, con resaca histórica de venganza, que despierta en la lucha por la conquista de sus derechos y la tan ansiada libertad/seguridad.

Las actividades llevadas a cabo las pasadas semanas corresponden a una fracción de esa gente inconforme, las protestas frente a la Universidad Nacional Autónoma de Honduras  ponen al descubierto lo inhumano de este sistema, altamente represor y miope, ante un sector estudiantil que propone en demasía y es poco o nada escuchado.

¿Cómo puede un presidente manipulado por el narcotráfico y la corrupción mandar a silenciar a estos millones de hondureños y soslayar su derecho a la libre expresión y a la “democracia”? La respuesta es sencilla, no existe otra forma que la represión, la persecución, la individualización y penalización de las personas inconformes.

¿Cómo puede un Movimiento Estudiantil fuerte, autónomo, con determinación y conciencia crítica soportar esta represión? En este caso la respuesta se vuelve heterodoxa, difícil de cuajar en esta realidad tan a menudo cambiante. Las bombas lacrimógenas vuelan de tres en tres y son pateadas de regreso, las bombas de manos sin dudas son las peores, tener de frente a estos gorilas sin duda hace que mucha gente de la espalda a la lucha callejera. Pero surge la pregunta ¿Qué podemos hacer si este mismo sistema ha conducido a esta lógica primitiva de pedradas?

Mientras siga siendo una algarabía estar al frente de los pijeos, mientras la capucha, la cumbia y la baleada sigan siendo el motor de la lucha estudiantil, mientras el humo de los sirios y la marihuana se sigan diluyendo con los gases tóxicos que expelen las huestes de JOH estamos hechos; la represión nos vuelve fuertes, nos blinda las ideas y cristaliza nuestras esperanzas de tranquilidad e igualdad. Somos estudiantes, no delincuentes, como reza la consigna callejera “queremos cambiar la sociedad”.

Honduras pronto tendrá que despertar del eterno letargo de las bananeras, del sueño eterno de los liberales, del racismo y la exclusión de los indígenas, de la autarquía del crimen organizado y las pandillas. Pero esto no será pronto; habrá de pasar un tiempo mientras salimos de la sombra y del miedo, mientras nuestra conciencia no se termine de pulir con la cultura de protesta y de denuncia, de derechos humanos, del ska y las caguamas, otra cultura nos es menester.

Estudiantes somos todos, pero también humanos, de carne y hueso, de hambre y sueños, de risas y sobresaltos, de tareas y exposiciones; pero somos más que eso. Los últimos serán los primeros y en este pijeo tenemos que ser, antes que todo, la vanguardia del movimiento social.

 

 

toma-u

Anuncios

Un comentario en “Del movimiento estudiantil en Honduras

  1. Lamentablemente El Salvador no cuenta con una sistematización de las ideas anarquistas;por ende este esfuerzo pionero desde la historia es de capital importancia para que desde la ideología ácrata se asuma una postura de investigación. Por tanto desde las Ciencias Sociales estos aportes contribuyen a acercarnos a estos actores sociales desde las fuentes primarias, escasas y dispersas, en este país que recién se incorpora a la reciente brecha abierta por los investigadores del anarquismo en la región.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s